Sudoración excesiva en los bebés

La sudoración – causada por las glándulas ecrinas de la piel – es la respuesta natural del cuerpo al aumento de las temperaturas en el ambiente exterior. La sudoración mantiene una temperatura corporal regular y disipa el calor generado internamente. Es común encontrar sudor en las cabezas de los niños que duermen, pero la causa exacta de esta condición es misteriosa. Los bebés pueden experimentar sudores nocturnos debido a varias causas.

Causas de la sudoración excesiva

La disfunción endocrina es una de las causas más comunes de sudoración excesiva o hiperhidrosis. La humedad elevada y la enfermedad por calor son algunas de las causas ambientales de la condición. El defecto congénito, conocido como nevo ecrino – una condición en la cual las glándulas sudoríparas son hiperactivas – es otra causa común de hiperhidrosis. Algunos bebés pueden sudar anormalmente debido a infecciones crónicas y agudas. Las enfermedades idiopáticas como la hiperhidrosis esencial y el daño del nervio periférico pueden estar asociadas con sudoración excesiva.

Complicaciones y preocupaciones

Varios problemas de salud asociados con la sudoración excesiva en los bebés incluyen defectos congénitos o condiciones genéticas subyacentes como la diabetes y el hipertiroidismo. Busque síntomas como deshidratación, fatiga y aumento de la sed junto con la sudoración excesiva, ya que podrían ser signos de complicaciones de salud. A veces, estos síntomas pueden ser normales, pero es prudente hacer que su bebé sea revisado médicamente para detectar cualquier complicación.

Síntomas

Dado que la sudoración alrededor de la cabeza mientras duerme es común en los bebés, compruebe si hay sudoración en otras áreas del cuerpo. Las manos y los pies sudorosos son señales de advertencia. Asegúrese de que la sudoración no se deba a la alta humedad oa altas temperaturas en la habitación. Algunos niños pueden sudar naturalmente más que otros, pero debe evaluar la situación y luego obtener un consejo médico.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento natural y médico están disponibles para remediar la sudoración excesiva en los bebés. Determinar la causa de la sudoración excesiva en los niños puede ayudar a determinar el tratamiento. Los procedimientos quirúrgicos para corregir las glándulas sudoríparas defectuosas se pueden utilizar cuando la sudoración es sólo tópica. Los remedios herbarios se pueden utilizar para tratar temporalmente esta condición, pero no hay ninguna prueba científica de que tales tratamientos funcionen bien en los infantes. Antes de usar el tratamiento a base de hierbas, consulte a un médico.