Comer pizza después de un entrenamiento

Algunas personas pueden considerar la pizza como una comida chatarra, pero puede ser beneficioso como un aperitivo o comida post-entrenamiento si usa corteza de trigo integral y coberturas saludables. Comer la cantidad correcta de carbohidratos y proteínas después de un entrenamiento puede acelerar la recuperación muscular y ayudar a su cuerpo a repostar para que tenga más energía. Coma la pizza dentro de dos horas de terminar un entrenamiento para estimular la síntesis y la reparación del músculo. Es más probable que la pizza sea una merienda adecuada después del entrenamiento después de un entrenamiento largo e intenso en lugar de una sesión corta y de baja intensidad, como caminar.

Una rebanada de pizza de queso proporciona 36 gramos de carbohidratos y 12 gramos de proteína. Iowa State University sugiere que los atletas que están entrenando duro deben obtener 100 a 200 gramos de carbohidratos y al menos 7 a 20 gramos de proteína para una comida post-entrenamiento. Una porción de tres rebanadas de pizza de queso le ayuda a cumplir con estas recomendaciones. Otra opción es tener dos rebanadas de pizza de queso, con 72 gramos de carbohidratos y 24 gramos de proteína, y un vaso de jugo de naranja de 16 onzas, con 50 gramos de carbohidratos y 3 gramos de proteína. Si usted está haciendo ejercicio para mantenerse en forma o perder peso, comer una comida controlada en calorías es una prioridad más alta que comer una comida rica en carbohidratos y calorías. En este caso, una sola rebanada de pizza puede ser un tratamiento post-entrenamiento ocasional.

Una rebanada de pizza de queso tiene 201 miligramos de calcio, o 20 por ciento del valor diario de calcio. El calcio es un nutriente esencial para construir y mantener huesos fuertes. Cada rebanada proporciona 2,7 miligramos de hierro, o 15 por ciento del valor diario. El hierro es necesario para prevenir la anemia, y algunos atletas, especialmente atletas femeninas, están en riesgo de una ingesta inadecuada, de acuerdo con la Universidad Estatal de Colorado. Pizza también proporciona vitamina A y niacina, o vitamina B-3. Alternativamente, puede obtener estos nutrientes de alimentos más saludables. Por ejemplo, la leche sin grasa proporciona calcio y vitamina A, y el atún proporciona hierro y niacina.

La pizza es un alimento alto en grasa, con cada rebanada de pizza de queso proporcionando 10 gramos de grasa, o 15 por ciento del valor diario en una dieta de 2.000 calorías. Pida pizza con menos queso o use queso bajo en grasa para obtener menos grasa. Salte ingredientes de alto contenido de grasa como pepperoni, que tiene 12 gramos de grasa por onza. Para obtener más nutrientes, pedir vegetales adicionales y considerar las fuentes de proteínas nutritivas, como las anchoas. Beba líquidos después de hacer ejercicio para reemplazar las pérdidas por el sudor.

Personaliza tu propia pizza para que sea más nutritiva. Utilice un panecillo o pita ingleses de trigo integral en lugar de una corteza blanca refinada para aumentar la fibra dietética y el contenido de antioxidantes de su comida post-entrenamiento. Los granos enteros también son fuentes naturales de hierro y vitaminas del complejo B. Pile verduras, como cebollas, tomates, setas en rodajas y pimientos rojos y verdes para la fibra dietética adicional, así como nutrientes esenciales como el potasio y la vitamina C. Puede obtener proteínas adicionales mediante la adición de pechuga de pollo a la parrilla.

Pizza aporta nutrientes para la recuperación

Pizza aporta nutrientes esenciales

Considere la nutrición como usted come la pizza

Haga su propia pizza después del entrenamiento