Pérdida del peso del muslo femenino y de la cintura

La reducción del punto es imposible, y si usted se está enfocando solamente en la grasa que adelgaza de sus muslos y vientre, es más probable no tener éxito. No hay manera de evitarlo: para reducir la grasa en sus áreas problemáticas, debe perder grasa de todo su cuerpo. Cuando su cuerpo se adelgaza, sus muslos y cintura también se reducirán. Los hábitos alimenticios saludables, el ejercicio regular y una buena dosis de determinación pueden darle la ventaja.

El envejecimiento, la genética y las hormonas son algunos de los factores responsables del aumento de peso en las mujeres. Las mujeres ya tienen más grasa corporal que los hombres, y están predispuestas a almacenarlo en sus cuerpos inferiores, es decir, alrededor de sus caderas y muslos. A medida que envejece, el tejido muscular magra se reduce y usted podría comenzar a ganar grasa alrededor de su centro. Aunque los muslos gigantes no son deseados, es la grasa del vientre que es realmente peligrosa, porque aumenta el riesgo de enfermedades graves, como cáncer de mama, apoplejía, diabetes, hipertensión y enfermedades del corazón.

Para resultados a largo plazo, perder peso gradualmente es mejor. Desea desarrollar un régimen de pérdida de peso que se incorpore fácilmente en su estilo de vida. Reducir drásticamente las calorías con la esperanza de perder peso rápidamente no es recomendable, porque es difícil mantenerse al día, y puede dar lugar a deficiencias nutricionales, problemas cardíacos y cálculos biliares. La red de información de control de peso, recomienda perder peso a una tasa de 1/2 a libra a 2 libras por semana. Un déficit diario de 250 a 1.000 calorías es necesario para lograr esto.

Comer menos calorías puede contribuir a su déficit calórico diario. Sustituir los alimentos altos en calorías con alimentos que tienen menos calorías es un buen comienzo. Por ejemplo, beba agua en vez de refrescos azucarados y alcohol, saltee las galletas y vaya para la fruta, y coma los productos lácteos bajos en grasa en vez de los productos lácteos gordos completos. Aunque usted está comiendo menos calorías, todavía debe comer sano para obtener los nutrientes y la energía que su cuerpo necesita para pasar el día. Haga hincapié en los alimentos, tales como cortes magros de carne, frutas, verduras, granos enteros y productos lácteos bajos en grasa o sin grasa.

Realizar 30 a 60 minutos de cardio moderado en la mayoría de los días de la semana y hacer entrenamiento de fuerza en al menos dos días puede contribuir a la pérdida de peso de acuerdo con la Asociación Americana del Corazón. Cardio quema calorías, mientras que el entrenamiento de fuerza le ayuda a mantener el tejido muscular, que es esencial porque el tejido muscular quema más calorías que la grasa. Para cardio, puede ir a trotar, caminar enérgicamente, nadar o montar en bicicleta, Incluyendo su espalda, abs, caderas, pecho, hombro, piernas y brazos.

Ejercicios específicos, tales como abdominales y lunges, aumentar y mantener el tejido muscular y debe ser parte de su rutina de entrenamiento de fuerza. Solamente haciendo estos ejercicios no será eficaz mientras usted tenga el exceso de grasa que cubre sus músculos. De acuerdo con Askthetrainer.com, los ejercicios que apuntan a un gran porcentaje de masa muscular son los más eficaces para la pérdida de peso. Esto puede incluir lunges, step-ups, y levantamientos muertos para sus muslos, y crunches de bicicleta, situps, toe y toques para sus abdominales.

Almacenamiento de grasa femenina

Bajar de peso gradualmente

Reduciendo Su Ingesta Calórica

Quemar calorías y mantener el músculo

Crunches y Lunges